Campo resbaladizo

No quiero que te  desplomes
en este ser de campos resbaladizos,
las  manos giran antes del anochecer
se arrugan como nuestros cuerpos
un verso pasó a ser tan solo un grito
el peso del aire quiso llamarse  poesía,
ser quizás la  radiografía de un poema,
se diluyen nuestros rostros en
una taza de té, en este coro de insomnio.
No te desplomes sobre mí 
diluyéndote en las arrugas de mi noche
en el peso de este aire, radiografía de tu poesía,
campo resbaladizo de tu poema
¿Qué haré con la distorsión de este sonido?

Ruviavi.
Copyright ©.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *